lunes, 2 de agosto de 2010

Análisis del Documental “LA TRIBU PERDIDA DE LOJA”


Que tal muchachos, ahora les traigo el análisis del Documental “LA TRIBU PERDIDA DE LOJA” con el texto de Lotman y sus capítulos “El problema del plano” y Elementos y niveles del lenguaje cinematográfico”.






El documental del israelí Yaron Avitov es la representación de la realidad vista por algo audiovisual. La organización y estructura de imágenes, sonidos (textos y entrevistas); según el punto de vista del autor el documental posee un carácter interactivo, hace hincapié en las imágenes de testimonio o intercambio verbal y en las imágenes de demostración (imágenes que demuestran la validez, o quizá lo discutible, de lo que afirman los testigos).

El objetivo del documental es presentar a la gente judía que existe en el Ecuador, especialmente por su origen sefardita. En Loja, más que en ninguna otra población del Ecuador, se utilizan nombres judíos tomados directamente de la Biblia; ciudad donde aún se puede encontrar oficios y profesiones características del pueblo hebreo; seres dedicados preponderantemente al comercio interno y marítimo. Avitov sostiene que dentro de los apellidos que usaron y usan los judíos venidos de Hispania, se pueden diferenciar tres grupos: apellidos de origen hispánico, portugués, y los puramente sefarditas.

Aunque el documental posee un toque testimonial profundo carece de una investigación exacta, y más aún en la verificación de datos y cifras. Tampoco existe una contraposición de opinión, es decir confrontar las fuentes y hacer del mismo un elemento de información; así, este es un documental sobre un título que “supuestamente” falta tanto en la historia del Ecuador como en la de los conversos. Se entrevista a cincuenta ecuatorianos que hablan sobre sus orígenes y sus raíces. El rodaje se hace en cinco provincias del Ecuador -Loja, El Oro, Guayas, Los Ríos y Pichincha- a en el que llegaron los conversos en el siglo 16, o posteriormente. La autoridad textual se desplaza hacia los actores sociales reclutados: sus comentarios y respuestas ofrecen una parte esencial de la argumentación de la película.

Este mundo “del descubrimiento” que ofrece el director israelí acerca de los sefarditas en Loja posee una propiedad, estas es que no presenta toda la realidad, sino sólo un trozo de ella, el mundo objeto resulta dividido en dos esferas: una visible y otra invisible. Un claro ejemplo de esto es los testimonios, que de alguna manera, son superficiales por el hecho de su inexistente fuente de comprobación fidedigna de lo que expresan en la cámara.

Este mundo de las cámaras esta fraccionado en planos, los planos que utiliza Avitov permiten asimilar cualquier detalle. Estos planos adquieren propiedades de palabra, son muy similares entre sí, y en varias facetas de las entrevistas nos muestran en planos detalle de los elementos típicos judíos que los sefarditas ecuatorianos poseen entre sus pertenencias.

De esta manera el montaje tiene la función de mantener una continuidad lógica entre los puntos de vista del director, cuya lógica pasa a la relación entre las afirmaciones más fragmentarias de los sujetos de las entrevistas o al intercambio conversacional entre el realizador y los agentes sociales.

Los planos que utiliza el israelí no se basan en un contacto estático, los planos son muy dinámicos, pero sus movimientos son muy poco considerables. En la pieza audiovisual se abusa de la cámara en mano y s descubre una sensación de presencia corporal, en vez de ausencia, sitúa al realizador en la escena y lo ancla en ella, incluso cuando está oculto por ciertas estrategias de entrevista o representación de un encuentro. Los espectadores esperan encontrar información condicional y conocimiento situado o local. Por tal motivo, estos planos que se conocen como la unidad mínima del montaje pierden ritmo y desubican al espectador, no se tiene proporción del espacio y la pantalla está desconectada del mundo real circundante.

Por otro lado, el lenguaje cinematográfico es simple y directo. Las imágenes en la pantalla, en especial cuando se escucha la voz en off, portan información del mundo real obteniendo una relación semántica con la imagen.

En el trabajo audiovisual predominan varias formas de monólogo y diálogo (real o aparente). Esta modalidad introduce una sensación de nula parcialidad, de presencia situada y de conocimiento local que se deriva del encuentro real entre el realizador y otro. Surgen cuestiones de comprensión e interpretación como una función del encuentro físico: ¿cómo responden mutuamente el realizador y el ente social; reaccionan a los matices o implicaciones que pueda haber en el discurso del otro; Un ejemplo claro es cuando el realizador pregunta niños sobre su herencia sefardita.

Este lenguaje sin lugar a duda hace que el espectador obtenga una información incompleta cinematográfica, gracias a la interacción a menudo gira en tomo a la forma conocida como entrevista. Esta forma plantea cuestiones éticas propias: las entrevistas son una forma de discurso jerárquico que se deriva de la distribución desigual del poder, como ocurre con la confesión y el interrogatorio.

Por lo que, definimos que el lenguaje cinematográfico es de de intercambio, adopta muchas formas pero todas ellas llevan a los actores sociales hacia el encuentro directo con el realizador. Cuando se oye, la voz del realizador se dirige a los actores sociales que aparecen en pantalla en vez de al espectador. Donde los planos ejercen una sincronía con “lo que se dice”, pero en muchos casos mal estructurada y enfocada.

14 comentarios:

  1. hola Daniel
    mire la pelicula 2 veces en Loja en la CCE y en la UTPL, parece que miramos otra pelicula, es un trabajo espectacular de contenido, con un descubrimiento sobre un tema que no es conocido en Ecuador. Se deberia felicitar al directos por su obra, cientos de espectadores les gusto muchisimo y no comparten tu criterio.
    saludos desde loja

    ResponderEliminar
  2. Con el permiso del crítico Daniel, quiero escribir que tengo una opinión muy buena sobre la película. Vi la película en Quito, de mi punto de vista, algunas escenas con niños entrevistados son momentos lindísimos del cine documental, por ejm. Un papá que enseña a su hija a prender velas por januca, o los niños que dicen que el uno es judío y el otro es cristiano, considero momentos anecdóticos y cómicos de la filmación. Daniel dice también que no hay confrontación en la película, yo mire muchos momentos de confrontación de religión e ideologías familiares cuando se entrevista a los esposos, a un rabino con un converso, hermanas, mamá e hijo, considero confrontaciones sofisticadas e inteligentes que dan valor no solamente cinematográfico sino valor humano pues se pone de manifiesto primordial el respeto de las opiniones individuales de los entrevistados. En este documental sería imposible mirar confrontaciones de agrecion
    pues no es una película de acción.
    Un artista Ecuatoriano que miro la pelïcula.

    ResponderEliminar
  3. Hay críticos que saben criticar pero no conocen la realidad del mundo del cine, por que jamás hicieron un documental. El investigador Mario Javier Sabban, que investiga el tema de los conversos en Argentina durante mas de 12 años, dijo en el pasado- Siempre existen críticos que no comprenden los objetivos de una investigación a corto plazo sobre los conversos. El articuló de Daniel es otra muestra de eso. Cualquier joven que declara que es experto en el cine, sin tener ninguna prueba de obra, puede rechazar las conclusiones de una obra buena, solamente que tiene la posibilidad a abrir una pagina web llena de errores y desconocimiento del cine documental y del tema de los conversos.

    ResponderEliminar
  4. Mire la película y me gusto mucho. También leí decenas de artículos y críticas sobre el documental que dicen que la película es buena y muy profunda, y si Daniel piensa al revés tenemos que preguntar que sabor cinematográfico tiene.

    ResponderEliminar
  5. Dr. David Saldarreaga24 de agosto de 2010, 21:05

    Saludos cordiales a las personas que leerán este comentario.
    No sé cómo iniciar este documento cuyo fin es responder a la crítica que Daniel Aranha hace al excelente trabajo de Yaron Avitov.
    ¿Me pregunto si vale la pena darle importancia y responderle o, simplemente, dejarle pasar y que permanezca sin más ni más? Sin embargo, me parece adecuado justipreciar el trabajo de Yaron, que Aranha lo considera de mala calidad.
    Me acuerdo del proverbio del Rey Salomón: “Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él. Responde al necio como merece su necedad, para que no se estime sabio en su propia opinión”.
    Manifiesto que estoy confundido por la falta de claridad con la que se expresa el señor Aranha y le recomiendo muy respetuosamente que revise su forma de escribir. Antes de colocar una crítica, se debe realizar una acuciosa revisión y depuración de lo que se pretende decir.
    Entrando en materia, me llama la atención que afirme que no hay la demostración de que lo expresado es fidedigno. Entonces, lo que dijimos y sentimos, aquella fuerza interna que nos mueve a actuar ¿acaso es una mentira?
    Debo decirle a usted Sr. Aranha, que lo que las personas manifestaron en la entrevista y se observa en la película, es el fruto de un proceso de maduración e internamiento personal; es un despertar hacia una diferente forma de ver las cosas; es la concepción de seres conmovidos ante la belleza, la profundidad y la vivencia que se genera a partir del Judaísmo. ¡Ese es mi caso también!
    Yo no puedo aceptar su punto de vista de que hemos sido manipulados, ya sea los mayores o los niños o que ha habido abuso de poder por parte de Yaron. ¡Eso es una locura!
    Definitivamente que usted puede escribir y pensar como quiera pero es necesario que tenga cuidado en lo que escribe.
    ¿Busca tal vez su “crítica” desacreditar el buen trabajo de Yaron? ¿Cuál es el sentimiento verdadero que lo movió a escribir su artículo?
    La obra de Yaron desde mi perspectiva es bella, profunda y genera emoción al mirarla. Captó nuestra atención al momento de participar en su realización y, más aún, luego de contemplarla completa, estructurada y depurada.
    Hasta donde conozco no hay otro estudio respecto a los sefardíes en Ecuador similar a lo efectuado por Yaron Avitov.
    No sé porqué su crítica me hace recordar la película la “Sociedad de los Poetas Muertos”. En una de las secuencias el profesor de poesía lee el punto de vista de un supuesto experto en dicha materia, el cual considera que un poema puede ser dimensionado como el producto de largo por ancho. El profesor finalmente insta a los alumnos a echar al cesto ese punto de vista tan rígido y los invita a ir más allá, a experimentar.
    La forma de expresión en el arte, conjugada y ligada al sentimiento, a la emoción, a lo sacro, a lo eterno, puede estructurarse de un infinito número de formas y manifestaciones. Solo es necesario ver cómo se presentan las cosas en este universo donde vivimos. ¿Están mal estructuradas y enfocadas?
    ¡Habrá quien piense que una obra de Mozart tiene mucha gracia o es muy alegre o muy rápida; o una pieza de Beethoven es muy compleja o muy pesada o muy abstracta! Pueden decirlo, pero eso no quita el esplendor y la magnificencia a estos maestros de la música ni a su obra.
    La vida es como una escuela y usted está en la juventud; definitivamente que el tiempo le hará muy bien para pulir y ampliar su punto de vista y sobre todo su tacto.
    Atentamente,
    Dr. David Saldarreaga

    ResponderEliminar
  6. Saludos cordiales a las personas que leerán este comentario.
    No sé cómo iniciar este documento cuyo fin es responder a la crítica que Daniel Aranha hace al excelente trabajo de Yaron Avitov.
    ¿Me pregunto si vale la pena darle importancia y responderle o, simplemente, dejar pasar y que permanezca sin más ni más? Sin embargo, me parece adecuado justipreciar el trabajo de Yaron, que Aranha lo considera de mala calidad.
    Me acuerdo del proverbio del Rey Salomón: “Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él. Responde al necio como merece su necedad, para que no se estime sabio en su propia opinión”.
    Manifiesto que estoy confundido por la falta de claridad con la que se expresa el señor Aranha y le recomiendo muy respetuosamente que revise su forma de escribir. Antes de colocar una crítica, se debe realizar una acuciosa revisión y depuración de lo que se pretende decir.
    Entrando en materia, me llama la atención que afirme que no hay la demostración de que lo expresado es fidedigno. Entonces, lo que dijimos y sentimos, aquella fuerza interna que nos mueve a actuar ¿acaso es una mentira?
    Debo decirle a usted Sr. Aranha, que lo que las personas manifestaron en la entrevista y se observa en la película, es el fruto de un proceso de maduración e internamiento personal; es un despertar hacia una diferente forma de ver las cosas; es la concepción de seres conmovidos ante la belleza, la profundidad y la vivencia que se genera a partir del Judaísmo. ¡Ese es mi caso también!
    Yo no puedo aceptar su punto de vista de que hemos sido manipulados, ya sea los mayores o los niños o que ha habido abuso de poder por parte de Yaron. ¡Eso es una locura!
    Definitivamente que usted puede escribir y pensar como quiera pero es necesario que tenga cuidado en lo que escribe.
    ¿Busca tal vez su “crítica” desacreditar el buen trabajo de Yaron? ¿Cuál es el sentimiento verdadero que lo movió a escribir su artículo?
    La obra de Yaron desde mi perspectiva es bella, profunda y genera emoción al mirarla. Captó nuestra atención al momento de participar en su realización y, más aún, luego de contemplarla completa, estructurada y depurada.
    Hasta donde conozco no hay otro estudio respecto a los sefardíes en Ecuador similar a lo efectuado por Yaron Avitov.
    No sé porqué su crítica me hace recordar la película la “Sociedad de los Poetas Muertos”. En una de las secuencias el profesor de poesía lee el punto de vista de un supuesto experto en dicha materia, el cual considera que un poema puede ser dimensionado como el producto de largo por ancho. El profesor finalmente insta a los alumnos a echar al cesto ese punto de vista tan rígido y los invita a ir más allá, a experimentar.
    La forma de expresión en el arte, conjugada y ligada al sentimiento, a la emoción, a lo sacro, a lo eterno, puede estructurarse de un infinito número de formas y manifestaciones.
    Solo es necesario ver cómo se presentan las cosas en este universo donde vivimos. ¿Están mal estructuradas y enfocadas?
    ¡Habrá quien piense que una obra de Mozart tiene mucha gracia o es muy alegre o muy rápida; o una pieza de Beethoven es muy compleja o muy pesada o muy abstracta! Pueden decirlo, pero eso no quita el esplendor y la magnificencia a estos maestros de la música ni a su obra.
    La vida es como una escuela y usted está en la juventud; definitivamente que el tiempo le hará muy bien para pulir y ampliar su punto de vista y sobre todo su tacto.
    Atentamente,
    Dr. David Saldarreaga

    ResponderEliminar
  7. Estoy muy de acuerdo con Dr. Saldarreaga. Participo también en la película y no había ninguna manipulación de parte del director, que nos respeto mucho e hizo buen trabajo. Yo pienso que no cada estudiante que no entiende mucho en el mundo de documentales de cine, peor en el tema de los Sefarditas, debe abrir blog por escribir críticas. Especialmente que el articulo esta llenito de palabras y términos que no están claros, que generan confución entre los lectores y esta escrito sin muchos criterios. Muchacho, donde miraste la película. Me parece que no miraste bien. El objetivo del documental es presentar una parte de la historia del Ecuador con la llegada de los conversos, y no presentar a la gente judía del Ecuador como escribiste. Parece que no entendiste la diferencia y la importancia del tema de la documental para la historia del Ecuador.

    ResponderEliminar
  8. En la presentación de la película en la cinemateca de la CCE de Quito, la sala estaba llenita. Muchos espectadores estaban tan entusiasmados con la película que el foro duro más de una hora.

    ResponderEliminar
  9. Presentaron el documental La tribu Perdida de Loja algunas veces en Lima. Mire dos veces. Fue lo mejor. Mucha gente salieron contentos. Muy buena pelicula. Felicitaciones a Sr. Avitov. Daniel, me parece que debes nirar la pelicula nuevamente.

    ResponderEliminar
  10. Fabiana Torres de Gutknecht17 de septiembre de 2010, 17:19

    Soy argentina, vivo en Lima Perú, y tuve la oportunidad de ver la película, La Tribu perdida de Loja,, en la presentación que se llevó a cabo en el Cafese, en Miraflores. Quiero agradecer al Director, al Sr Yaron Avitov, por su entrega, para realizar este documental, de una calidez impresionante, dada por los protagonistas, actores naturales, sin seguir un guión contando su historia, y a través de sus testimonios llevando a cada uno de los espectadores a realizar un viaje a través de la cultura sefardita. Con sentido del humor, con historia y sencillez nos invitaron a conocer sus historias de vida y reírnos con sus anécdotas.Y en lo personal,me impactó, ver reflejados algunos aspectos de mi historia familiar, descubriendo así mi origen sefardita.
    No se pierdan la posibilidad de ver la película, es Excelente!!!

    ResponderEliminar
  11. Mire la pelicula en la cinemateca de La Catolica en Lima. Una obra muy buena. La recomiendo en otros paises.

    ResponderEliminar
  12. Estuve investigando mis ancestros ecuatorianos y descubrí que varios tienen apellidos sefarditas, y llegaron allí durante la época colonial. Yo soy argentino, y lo curioso es que sin saber nada de esto, hace unos años comencé a leer sobre la cábala. Siempre me gustó leer la biblia, incluidos el Antiguo Testamento y los Salmos. Sigo siendo cristiano, pero me ha gustado descubrir la posibilidad de un origen sefardita. Los hispanos deberíamos darle más importancia a este tema, con la gran mezcla que hubo aquí, es posible que varios millones seamos descendientes de las tribus de Israel.

    ResponderEliminar
  13. Felicitaciones al director del docuemntal por el trabajo que hizo. No estoy de acuerdo con esta recenia que parece que tiene otro motivo. Cientos de gente miraron el documental en Loja y salieron muy satisfechos.

    ResponderEliminar
  14. Hace algunos días atras mire el documental en Guayaquil al frente de una sala llena de espectadores. En el foro con el director mucha gente dijerom que el documental les impacto mucho y es tambien mi opinion. Gran trabajo de investigación

    ResponderEliminar